Entradas

Mostrando entradas de 2017

Bravo Ángeles Caso

Imagen
Mi banda sonora 

¿Las sientes?
¿Las notas?
Están a tú alrededor, al pasar página tras página.
Te están mirando sin tú saberlo con una sonrisa en sus labios o una lágrima emocionada en sus incorpóreos ojos.
Están al contemplarlas en las pinceladas de cada imagen.
Te están mirando a ti, con la curiosidad del que siente su nombre –al fin- reconocido, escrito en un papel.
Su nombre.
Nombre femenino.
Nombre olvidado y ahora…recuperado del silencio de la historia.
Importa.
Importan.
Emocionada, leo sus vidas. Con admiración, fascinación, asombro, tristeza, interés, ternura… vidas que ya admiraba y que me son familiares y otras descubiertas que me erizan la piel.
Ángeles –y tengo el atrevimiento de tutearla- lo ha vuelto a conseguir, con esa manera de escribir tan íntima y cercana, como si me contará un cuento sentadas en una cafetería. 
Un cuento con más de 59 protagonistas, todas ellas femeninas. 
Todas ellas artistas.
Bravo Ángeles Caso.

Yo creo que se ven cosas en los ojos, los ojos so…

De Castillos

Imagen
Erase una vez…creo que este es un buen comienzo para mi historia, un cuento de caballeros y damas, de espada en mano y arrojo en las miradas.  También de sudor, sangre, dolor, tristezas y alegrías, de piedras que hablan. 
Si, si…hablan. 
Schhh…schhh… silencio.
Escucha.
Respiran la majestuosidad de días ya pasados, de antiguos esplendores ya olvidados entre sus ruinas un día revestidas estas de honor y gloria.
Tal vez, sus hermanos diseminados por estas tierras de Castilla sean más opulentos pero que belleza emana entre lo que un día fueron y lo que ahora son. 
Uno, alzado orgulloso, mostrándose desde una inhóspita carretera, a lo lejos, entre una cortina de altivos roble y álamos, esa tarde mecidos por las ramas de un viento que parece susurrar y el sopor de una tarde cálida.
Fortaleza en la vía de la Plata, “castillo del Paraíso”, donde Sancho, Leonor, Enrique, cuantos nombres ya casi olvidados moran entre sus paredes. 


Y otro, vigía de un pantano, de un pueblo abandonado, guarda …

Una cita con Patricia

Imagen
(La banda sonora de este libro, la magia de Chet baker  o la increíble banda sonora de Midnight in París y ya estás más cerca del "sueño") 


Llegué puntual a mi cita en el Quadrant.

Londres empezaba a renacer tras la gran guerra.

Patricia me saludó elegante dese una mesa en el salón…siempre lograba ganarme en prontitud.

Y entre risas y confidencias, me habló como una verdadera amiga de su nueva vida.

Esa en la que dejaba atrás la pensión Galvin y en la que por fin tras muchos embrollos y disparates, entre torpezas y sonrojos…lo que comenzó como un lio extrañamente divertido, se convirtió en verdadero amor.

Peter, su Peter y no aquel “lord Peter Bowen” que tanto la asustó tras oír la retahíla de títulos y posesiones de los que disponía su familia, la estaría esperando impaciente, como era habitual…y ella jamás le cambiaría. 

Me expresó entre el champán para festejar y el sonido de la orquesta, del swing y del jazz, de su dicha y su cara lo decía todo.

Y me sentí feliz por su fo…